Go to Top

Naufragio, caída y vuelo

ndyv web

Naufragio, caída y vuelo

Es una reflexión sobre el pensamiento en sí mismo, sobre el acto de pensar y de crear como manera de enfrentarse al mundo. A través de un individuo y de sus intereses y reflexiones, trasunto de las mías propias, encarnamos su pensamiento en acción. El naufragio, la caída y el vuelo son metáforas que articulan la historia.

La de unos personajes (vinculados a lo cotidiano) que viven al margen y se entregan a una experiencia teórica de las situaciones a las que ellas dan cuerpo (en este caso, naufragio, caída y vuelo). Los personajes: Él es el que concibe y Ellas son la idea. Poseen lenguajes diferentes que se exponen en paralelo para mostrarnos desde dos lugares, fuera y dentro, una misma historia: el ser humano y sus ideas. La dicotomía Él-Ellas no atiende a una separación por géneros sino que subraya el hecho de que son dos colectivos de naturaleza diferente.

Tratamos de que el público mire a través de los ojos de este pensador, que basa su vida en el supuesto y no en la vivencia, y que se entreguen de esta forma a la representación de una perspectiva que no es la suya; en este caso estarán haciendo como espectadores el ejercicio de vivir en el pensamiento de otro. Ese otro que, una vez produce sus pensamientos, ya no es partícipe de ellos, sino, al igual que el público, tan solo espectador. Esto convierte a dicho público en unos espectadores identificados con un espectador. La presencia de este personaje y la identificación con él es lo que nos permite hablar de las ideas expuestas en el título y, trascendiendo la anécdota, del acto de pensar.